Impulso y consumo

Los pacientes que poseen algún tipo de conducta adictiva tienen tendencia a la necesidad de una gratificación inmediata en su devenir diario sin pararse a pensar en las consecuencias de la misma.

Muchos de los pacientes se encuentran con una muy baja tolerancia a la frustración, es decir, les cuesta paralizar sus impulsos ya que hacerlo supone un molestar muy potente, el cual se ven incapaces de gestionar.

Por ejemplo, un paciente que desea un determinado estímulo cómo podría ser una cerveza, una copa o un consumo de cocaína y no lo obtiene comienza a notar un aumento en sus sentimiento de frustración. Es esta fuente de malestar la que aumenta el deseo de consumo como modo de “liberación” de esa emoción.

Por ello, es tan importante el trabajo de autocontrol y la gestión emocional que hacemos desde Vincii con nuestros pacientes.

Si sientes que no puedes controlar tus impulsos y deseos de consumo. No dudes en llamarnos.

 

Método Vincii

674-276-701